Redacción / Saladeguerra.

Podrán los vacunados con Abdala y Soberana viajar a los Estados Unidos?

El régimen de Cuba se prepara para la apertura de la isla a partir del 15 de noviembre y anuncia la eliminación de numerosas restricciones de los que arriben al territorio. Al mismo tiempo Joe Biden firmó una orden que entrará en vigor el 8 de noviembre donde se precisa que las personas extranjeras que viajen por vía aérea a EE.UU. deberán tener el esquema de vacunación completo y presentar una prueba negativa de COVID-19, realizada en un máximo de 72 horas antes del viaje.

De igual manera en la orden se advierte que se aceptarán como válidas las vacunas autorizadas por la FDA y la OMS. Las vacunas Sputnik V y CanSino no se encuentran en la lista.Ahora viene la pregunta obligada ¿qué pasará con los que viajen a los Estados Unidos procedentes de Cuba donde las ‘vacunas’ Abdala y Soberana desarrolladas en la isla no han sido aprobadas por la OMS?

El pasado 12 de octubre Cuba lamentó que Estados Unidos no admitiera algunas vacunas contra el nuevo coronavirus como requisito para el ingreso a ese país, entre las que se encuentran las creadas por ellos.Eduardo Martínez, director de BioCubaFarma -la organización de biotecnología estatal que desarrolló esas vacunas- dijo al respecto en una conferencia de prensa que ya se habían realizado dos reuniones virtuales con especialistas de la OMS para presentarles los resultados de los inoculantes cubanos a fin de obtener su aval.

El informe de director de BioCubaFarma indica que el régimen espera una respuesta de la OMS. Al mismo tiempo en la isla desoyen el mandato de la Organización Panamericana de la Salud y ya Viet Nam y Venezuela se han favorecido con sus envíos.

El pasado mes de agosto la Organización Panamericana de la Salud indicó que las inyecciones contra el Covid-19 desarrolladas por Cuba no tienen autorización de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud, por lo que no pueden ser adquiridas por otros países.

El subdirector del organismo, Jarbas Barbosa, recordó que tanto Abdala como Soberana deben recibir el aval antes de que puedan ser suministradas por el fondo rotatorio de la OPS que apoya el acceso equitativo a las vacunas a través del mecanismo Covax.

No obstante desde Julio ya Viet Nam y Venezuela estaba recibiendo las dosis y la Academia de Medicina venezolana, la ONG Médicos Unidos por Venezuela y la Asociación de Investigadores del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas expresaron su «preocupación» pues consideraron que el fármaco tiene una «dudosa credibilidad científica».