Redacción / Sala de guerra

La tragedia nacional cubana es tan profunda que duele escribir sobre cualquier tema, y lo peor, por muy detallado que un investigador quiera actuar para decir la verdad no puede; choca con la barrera del secretismo por eso nunca obtiene datos exactos a menos que el régimen lo quiera y permita.

Todo está bajo los controles estrictos del gobierno que cataloga de «secreto de estado» la cifra más irrelevante que un analista puede imaginar.

Un ejemplo puntual y reciente es el de la cantidad de niños fallecidos durante el año y medio de azote de la pandemia. También el de los menores nacidos bajo peso y el de la cantidad de desnutridos que llevarán secuelas en un sistema inmunológico deprimido por la carencia de nutrientes básicos para el normal desarrollo.

Pero de ese no se habla.

En cada hospital se «modifican las cifras» que se envían a la instancia superior porque nadie quiere incumplir una orden ni tener estadísticas negativas. Algo similar pasa con las causas de muertes, y  con los registros de fallecidos.

Todo se oculta o adultera según conviene y no solo ocurre en el Ministerio de Salud.

No obstante por esta vez tomaremos como referencia el de los reportes de contagios con Covid-19 y las cifras de fallecidos publicadas.

Les muestro porqué.

En septiembre se anunció que para mediados de noviembre se abriría la isla al turismo y días después las cifras de contagiados comenzaron a bajar considerablemente.

El dato hace suponer que con un panorama favorable y la población mayoritariamente vacunada la apertura al turismo y a los visitantes no es un riesgo mayor.

Asi lo indican los reportes de la isla que puedes ver en este gráfico de Reuters

“Cuba 11% de pico y bajando. La media de nuevos contagios reportados cada día en Cuba decrece en más de 3000 durante las últimas 3 semanas, 33 % de su pico previo.

Los contagios por COVID-19 están decreciendo en Cuba, con 1082 nuevos contagios reportados de media cada día. Esto representa un 11% del pico — la media más alta, reportada en 22 de agosto. Ha habido 950.613 contagios y 8223 muertes relacionadas con el coronavirus en el país desde que comenzó la pandemia”.

(Captura de pantalla del gráfico de Reuters que muestra el decrecimiento desde septiembre hasta la fecha)

Este sábado 30 en otra jornada consecutiva de ‘disminución’ de casos, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) confirmó 712 nuevos contagios y siete fallecidos.

Como siempre lo hizo el doctor Durán, y desde luego las cifras nadie las puede cuestionar (en Cuba no hay espacios para informes de fuentes independientes y mucho menos se pueden cuestionar las que da el gobierno).

Igual ocurre con la prensa acreditada que solo puede basar sus gráficos y cifras en lo que publiquen los ministerios implicados en cualquier informe.

Por lo pronto el Ministerio de Salud seguirá dando los partes diarios como ha hecho siempre pero no se asombren si en una o dos semanas dejan de darlo.

Se jactarán al decir que el país “venció la pandemia” y ha vacunado a toda la población con la inventada por ellos Abdala, Soberana y Mambisa a pesar de que no ha sido aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Luego vendrá la oración de siempre con el tema del «bloqueo» de EEUU y de como un país asediado ha tenido tantos logros «en la medicina».

No faltará en el discurso la capacidad de sus científicos y de las ventas de sus tres soluciones salvadoras a Venezuela, Viet Nam y otros países donde sus dictadores y gobernantes son los que deciden quien vive o muere.