Redacción / Sala de Guerra.

Respuesta de Guillermo Fariñas a «Cazando Ciberclaria».

Todo anticastrista está en peligro de ser asesinado por la Junta Militar NeoRaulista, pero no me podrá negar usted, que quienes estamos luchando aquí dentro, tenemos un % mucho más alto de ser ultimados, del % de aquellos cubanos que también luchan contra el castrismo y residen fuera del país.

Porque por lo menos, el compatriota Otaola tiene derecho según las leyes de los Estados Unidos de América a hacer una denuncia ante el FBI para ser protegido, y hasta incluso, a comprar sus propias armas de fuego y hasta a contratar a sus guardaespaldas personales. Los que estamos adentro luchando, ¿a qué tenemos derecho? La situaciones son diametralmente incomparables.

Además por qué el compatriota Otaola tiene que cuestionar públicamente, si el “Agente Fernando” acudió o no al funeral de Oswaldo Payá o si estaba parado al lado mío en la misa funeraria. Yo no sabía quién era la persona, que se paró a mi lado y después durante la golpiza me agarró por una mano. Pensé que era un oficial vestido de civil.

Pero si el compromiso de él es con la Patria, a qué se debe, que él también no hizo  públicamente la interrogante ¿por qué la familia Payá allí presente, abandonó a los opositores, que estabamos siendo golpeados en la Calzada del Cerro, frente a sus narices?

Yo le voy a responder a mi propia pregunta: “…el compatriota Otaola no lo hace, porque tendría que emplazar como cobarde a la compañera de ruta por la Democratización de Cuba Rosa María Payá Acevedo, quien estaba allí y nos dejó tirados recibiendo golpes…” y como se sabe, ella es su elegida.

Por supuesto que los opositores cubanos y cubanas que luchamos dentro de Cuba, constantemente estamos rodeados por infiltrados, y lo sabemos perfectamente, aunque no sepamos ni quiénes son esos delatores. Lo que si conocemos a pie juntillas, es que así y todo penetrados por los infiltrados, no podemos darnos por vencidos y debemos seguir luchando por la democracia representativa.

Con las insinuaciones que realizó el compatriota Otaola en su directa contra mi persona, lo que demostró  fue un desconocimiento gigantesco, respecto a la lucha que se hace dentro de Cuba contra la Seguridad del Estado. Algo que él no tuvo el valor de hacer jamás, mientras residió en la Isla, pues es anti-ético criticar desde la comodidad de la diáspora y sin haber hecho nunca nada riesgoso por la Libertad adentro.

Coco Fariñas

* Nota: Le di esta respuesta a un Muro de Facebook nombrado “Cazando Clarias”. Coco Fariñas