Redacción / Sala de Guerra.

Por: Guillermo “Coco” Fariñas Hernández / La Chirusa, Santa Clara, Cuba.

Los opositores anticastristas más veteranos dentro de Cuba, e incluso, aquellos que están exiliados ven con cierto asombro, como los “elegidos mediáticos” del momento actual expresan con una sistematicidad asombrosa, que las acciones ejecutadas contra ellos por éstos días, representan la primera vez que se realizan en detrimento de los anticastristas nacionales internos.

Lo que nos da la medida, que sólo son posibles 2 variables: 1ra- Esos “elegidos mediáticos” de ahora, fueron tan descuidados, de ni tomarse el trabajo de leer, lo que se les ha hecho versus los partidarios de la Democracia Representativa en 62 años de lucha y una 2da- Donde esos “elegidos mediáticos”, a propósito, intentan desconocer las tácticas represivas aplicadas a sus predecesores en el tiempo, porque se niegan a reconocer que existieron antecesores. Muchos tienen esperanza que sea la 1ra y ojalá nunca la 2da de éstas.

Todo luchador cívico al interior de la Isla debe poner en su mente, que en algún momento por su activismo puede ser arrestado, interrogado y expuesto a los más variados recursos técnicos del Juego Operativo Contrainteligencia-Inteligencia. Un macabro puzle operativo donde sólo la certeza de tener razón, la moral ante los autocráticos y la convicción en los ideales democráticos son las únicas armas de autodefensa frente a un poder intolerante, manipulador, militar, represivo y violento.

Un primer paso a dar por aquellos que determinan encarar al Castrismo, es la utilización de los recursos cognitivos para desarrollar la intuición y previsión de los entresijos penales.

Se hace recomendable que el luchador haya leído 3 documentos básicos, que lo pueden salvar o hundir. Que son: 1.- Código Penal, 2.- Ley de Procedimiento Penal y 3.- Constitución de la República de Cuba.

Quien no los lea, tendrá una desinformada y vulnerable estancia tras rejas.

La praxis cotidiana histórica del pulseo entre reprimidos versus represores demuestra con miles y hasta millones de ejemplos, que los oficiales decisores de la Seguridad del Estado han pisoteado sin miramientos de ningún tipo, sus propias leyes, pues los de ellos es “garantizar el mantenimiento del poder ejecutivo a cualquier costo”; Sin embargo cuando todo ciudadano reprimido demuestra conocimiento de las leyes vigentes, es indiscutible, que el tratamiento represivo es menos brutal.

Lo primero que ocurre cuando un detenido considerado anticastrista, consiste en que van a intentar atemorizarlo y hasta aterrorizarlo. Ya sea por medio de golpizas y torturas, o utilizando amenazas, así como la combinación de ambas cosas. Los Órganos de la Seguridad del Estado denominan a ésta etapa represiva “conocer de qué está hecho el CR” (en el argot represivo CR es el acrónimo de Contrarrevolucionario, que es como son denominados los opositores políticos).

Desde varios años antes -porque la vigilancia sobre todos los ciudadanos desde la infancia, va indicando, ¿a quién vigilar?- existe un grupo de personas altamente capacitadas, que su trabajo es perfilar al arrestado.

Ellos son el Grupo Multidisciplinario de la Contrainteligencia (GMD-CI). Se encargan de determinar las debilidades y limitaciones personales, que puedan ser manipuladas a su favor, en el  interrogatorio, como parte integral que es de un todo, el proceso represivo como tal.

Dentro del GMD-CI se informan respecto a enfermedades, características de la personalidad, fobias, lazos sentimentales, gustos, conflictos conyugales o familiares y preferencias de cualquier tipo del opositor anticomunista. Todo sirve para debilitar a un sujeto anti gubernamental. El completamiento de un perfil operativo va desde días hasta años y puede hacerse en los EMD-CI a nivel de Consejos Populares hasta la Dirección de Contrainteligencia del Ministerio del Interior.

Todo arresto para ser llevado a un interrogatorio para doblegar  a un opositor anticastrista sólo comenzará, cuando esté completo su Perfil Operativo como ciudadano a detener y haya tiempo para poner en nivel al detenido de acuerdo a la importancia que se le haya asignado.

Mientras tanto,  intentarán debilitarlo física, moral y psicológicamente en su contexto social. El detenido puede ser sometido a aislamiento, o por el contrario, a condiciones de un total hacinamiento.

Al activista cívico se le agregará la moral y la autoestima de maneras diversas, mediante ofensas y tratamientos vejatorios, tanto de los arrestados junto a él como de los represores.

La incomodidad y la suciedad son instrumentos esenciales durante dicho periodo de doblegamiento. También usarán la privación de alimentos y de agua, una dieta bastante baja en calorías o podrida con toda la intención, la escupirán antes de entregarla o algunos matones se la quitarán.

Otras de las metodologías más utilizadas es que al CR arrestado y bajo interrogatorio se le privará del sueño lo más posible. Para alcanzar la desorientación espacial y temporal de él. Así mismo hasta puede ser sometido a agresiones sensoriales como ruidos estridentes, emisiones infrasónicas o calor extremo.

Los manuales represivos afirman, que las temperaturas muy frías son más efectivas, aunque el calor es más barato y lo que más se usa por los represores en Cuba.

Se intentará llevar al sujeto bajo arresto e interrogatorio a sentir, que las más elementales cuestiones cotidianas, como pudieran ser cepillarse los dientes, bañarse, fumarse un cigarro o cambiarse de ropa, en su celda son lujos inalcanzables en su situación. Pero se le mantendrá abierta la posibilidad permanente de “mejorar”, siempre bajo la condición de hacer declaraciones desalentadoras, cooperar con el sistema totalitario, delatar a otros detenidos en su misma situación o aceptar actuar como instrumento de control con otros detenidos o con luchadores en las calles de la Isla.

Se intentará infligir en el arrestado un sentimiento de indefensión, abandono y desamparo total, siempre maximizando la “extrema gravedad” de la situación legal y las consecuencias acusatorias que se derivarán en su contra, y ofreciéndole “ayuda”, siempre condicionada a su cooperación. Si en el proceso el individuo se debilita, digamos por un dolor, enfermedad, miedo, ira o la desmoralización, esa actitud será potenciada y aprovechada sin piedad por los represores que lo escrutan.

Una vez que el sujeto ha sido debilitado por las recomendaciones del Perfil Operativo, es que ha llegado su momento. Entonces, es que ahí si comienza el verdadero interrogatorio. Las personas que lo hacen son individuos preparados para detectar y aprovechar el menor resquicio. Las técnicas a utilizar dependerán del Perfil Operativo obtenido.

A una mujer la agredirán siempre al borde de lo sexual, pudiendo incluso llegar ordenar violarla. Si es madre será amenazada con la pérdida de sus hijos. A un hombre tratarán de quebrarle el orgullo varonil y hasta ser violado por matones.

El Manual Operativo para Interrogatorios es un desgarrador documento redactado por un “colectivo de autores” encabezado por el Coronel (retirado) y Doctor en Ciencias Psicológicas Rodolfo Pichardo Olano, quien trabajó por décadas en la conocida “Villa Marista”. En el mismo, se describen 5 Debilidades y otras 5 Necesidades. Sus creadores acotan, que todos los seres humanos tienen 1 o más debilidades y 1 o más necesidades explotables represivamente.

Cuando se lee El Manual Operativo para Interrogatorios, se confirman, que los represivos pro-castristas aseguran, que las explotables Debilidades son:

1.- Pereza, aquellos individuos de poca voluntad.

2.- Ira, aquellos Individuos intolerantes y con poco control emocional.

3.- Miedo, aquellos individuos que no soportan la sensación o posibilidad de dolor físico y situaciones de tensión.

4.- Empatía, aquellos individuos que no soportan que otros sufran dolor o daños.

5.- Vanidad, aquellos individuos que valoran su imagen y su proyección más allá de su deber.

También en el referido Manual Operativo para Interrogatorios redactado en la práctica represiva de éstos 62 años de tiranía, se describen las necesidades a explotar en los seres humanos. Esas Necesidades consisten en:

1.- Seguridad.

2.- Sexualidad

3.-Dinero

4.- Orgullo

5.- Placer

El Doctor en Ciencias Psicológicas Rodolfo Pichardo Olano repetía a sus discípulos represores, que toda persona es vulnerable mediante la combinación de sus Debilidades y Necesidades.

Una adecuada explotación de un Perfil Operativo consiste en asumir, que todo ser humano es un mecanismo físico-psico-somático vulnerable y para doblegarlo es necesario saber qué pieza debe apretarse o no tocarse en ese mecanismo, para lograr ejercer control sobre la voluntad de éste.

Cuando el interrogador sabe interpretar correctamente al Perfil Operativo del sujeto, da inicio un pulseo de fuerzas, en el que siempre tendrá la ventaja y que irá desgastando al cautivo, hasta alcanzar su ruptura.

El muy famoso en los predios represivos del Ministerio del Interior (MININT) Rodolfo Pichardo Olano no se cansaba de repetir en sus conferencias: “…si se te puede definir tu combinación exacta de debilidades con necesidades, entonces, se te puede  destruir”, que es la fórmula que han aplicado durante más de 6 décadas los represores filocastristas, que se han dedicado a intentar doblegar espiritualmente a sus adversarios políticos, obteniendo éxito, cuando el represaliado no está preparado para enfrentar éstos métodos.

Sin embargo existen maneras humanas para entrenarse en soportar determinado modos punitivos, pero todo dependerá de la voluntad, la convicción y conocimiento que se tenga de las “mañas represivas” de la Junta Militar en el ejercicio del Poder en el Archipiélago.

La conducta adecuada a seguir, poseer referencia respecto a las metodologías represivas utilizadas, para que ninguna tome por sorpresa a los reprimidos. A lo que se debe unir unos fuertes procesos volitivos y unos recios ideales.

Durante ésta larguísima lucha los “protagonistas elegidos” por el mundo libre para alcanzar la esperanza de una  democratización para Cuba han sido muchos en más 62 años.

Éstos han ido desde los líderes anticomunistas de partidos políticos tradicionales contra Fulgencio Batista, comandantes guerrilleros anticomunistas campesinos, dirigentes anticomunistas de las guerrillas urbanas y líderes anticomunistas exiliados para acciones políticas violentas.

A partir de 1978, esas esperanzas recayeron en disidentes excomunistas no violentos, líderes de monitoreo de las violaciones a los derechos humanos, dirigentes anticomunistas de tendencias ideológicas tradicionales, líderes opositores anticomunistas planfletarios, líderes opositores anticomunistas de acciones directas en las calles, líderes de opinión por redes sociales y en éstos tiempos que discurren, en líderes artísticos anticomunistas.

Por supuesto en un periodo tan prolongado de lucha contra la tiranía de Fidel Castro Ruz por 46 años y después con los 15 años de duración de la Junta Militar NeoRaulista en ejercicio del poder ejecutivo, los líderes de esa guerra contra el Comunismo en la Isla tienen que ir cambiado por desgaste biológico, físico, natural, político y psicológico. Lo que sí nunca deben dejar de hacer es relevos, es dejar de estudiar las reiterativas acciones represivas. Éstas letras son sólo meros consejos para no se dobleguen.