El pueblo no miente. El pueblo quiere libertad y democracia. El pueblo quiere conquistar el pan. https://twitter.com/RealErnesto95/status/1454207876105490433?

Este lunes en la conferencia de prensa diaria del Departamento de Estado  un periodista preguntó si las declaraciones del asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, de que Estados Unidos está reconsiderando sus opciones tras las protestas del 11 de julio, significaban la posible imposición de nuevas sanciones.

Al respecto el vocero Ned Price detalló que a lo que se refería Sullivan “es a que los hechos del 11 de julio y los posteriores han pesado mucho” en el enfoque de Estados Unidos”.

Price explicó que no han sido tímidos al hablar, señalando los abusos contra los derechos humanos, la represión, las detenciones arbitrarias que se han producido en Cuba desde el 11 de julio, “y nuestra política, tanto antes del 11 de julio como desde entonces, se ha centrado en el apoyo al pueblo cubano y la rendición de cuentas a los funcionarios cubanos que han sido responsables por algunos de los abusos de derechos humanos se han visto”, dijo el portavoz.

Con relación a las protestas que el mundo espera en Cuba próximamente Price añadió el pueblo cubano “ha dejado claro que volverá a marchar pacíficamente en las calles para dejar claras sus aspiraciones a la democracia, derechos humanos, libertades civiles y derechos políticos”.

En las redes sociales aparecen constantemente opiniones y denuncias de los ciudadanos que no confían ni en las palabras del gobierno de los Estados Unidos, ni en las de los exiliados pro Washington y menos en el régimen totalitario en la isla.

El Estado miente. La prensa miente. Los exiliados pro Washington mienten. La embajada norteamericana miente.

El pueblo no miente. El pueblo quiere libertad y democracia. El pueblo quiere conquistar el pan. https://twitter.com/RealErnesto95/status/1454207876105490433?

A pesar de las condenas a la dictadura por varios países y organizaciones defensoras de los derechos humanos en el mundo la situación de terror, amenazas y represión se ha vuelto común en Cuba. Cada día los isleños apelan más a Facebook Twitter WhatsApp para comunicar lo que enfrentan en cada hogar las familias de los que están tras las rejas por pensar diferente.

La Comisión de Apoyo y Protección a los manifestantes dio a conocer esta semana su segundo informe sobre la represión en Cuba, y advierte que el régimen comunista quiere imponer una sensación de impotencia en el pueblo, con el fin de evitar las protestas públicas.

Según la Comision de Apoyo y Protección desde el 31 de octubre hasta el 6 de noviembre, ha recibido denuncias procedentes de La Habana, Matanzas, Cienfuegos, Holguín, Las Tunas, Ciego de Ávila,Guantánamo y Pinar del Río.

Un informe de Prisoners Defenders había documentado 324 presos políticos en Cuba antes de que se realizaran las protestas de julio pasado lo que indica que las autoridades mantenían una sostenida acción represiva contra las personas que espresaban sus opiniones políticas.

Si bien es cierto que las centenas de apresados (muchos desaparecidos por semanas) durante los sucesos de julio han hecho que el mundo ponga los ojos en la isla no debemos de olvidar a los que ya antes cumplían injustas condenas y clamar por ellos, por su libertad y por su vida si se tiene en cuenta que en la isla los encarcelados estan a merced de lo que disponga el gobierno criminal sobre sus vidas y estabilidad física y emocional.

Valle Roca – Eralidis Frómeta

La historia de crueldad bajo el gobierno de los Castros pudiera parecer que empezó en julio pasado si nos dejamos encandilar por las matrices de opinión y la avalancha de informes que aparecen cada minuto en las redes sociales haciendo alusion a las protestas del pueblo pero la historia de lucha y rebeldía de los cubanos contra ese sistema tiránico es mucho más larga.

El diario Tampa Bay publicó el año pasado la historia de una de las víctimas: «Estos son los rostros de quienes dejaron gran parte de su vida tras las rejas por intentar liberar a su país, Cuba, de la represión castrista que lleva más de 6 décadas en el poder.

Eran severamente castigados por protestar contra el régimen desde las prisiones, así lo confirma Francisco Martínez Reyes, quien pasó 23 años tras las rejas por alzar su voz contra los castro.

“Yo fui varias veces a la celda de castigo, era una celda subterrania, 45 días la primera vez”, afirmó a Tampa Bay.

También vivió las consecuencias al salir de la carcel por el simple hecho de ser perseguido político: “Fueron luchas duras, no solamente en prisión, en la calle también porque a mi no me daban trabajo. A veces no tenía ni 20 centavos para comprar la leche de mis hijos”.

Los ex presos políticos y exiliados cubanos vieron en Tampa y en Estados Unidos un refugio temporal, esperando regresar a su amada tierra, un sueño que se ha desvanecido con el paso de los años, señaló la publicación.