El canciller cubano Bruno Rodríguez acusó al gobierno de Estados Unidos, y a la plataforma de redes sociales Facebook, de estar detrás de la organización de la marcha cívica prevista para el 15 de noviembre a lo largo de toda la isla mientras que en los últimos meses decenas de cubanos han sufrido sanciones por esa red social luego de exponer en sus perfiles evidencias de la represión y la violencia de que ha sido víctima la sociedad civil.

Rodríguez acusó también a Facebook de ayudar a los grupos disidentes en la isla que organizan la marcha, presuntamente a través de algoritmos geolocalización que ubican en Cuba publicaciones en la red social realizadas desde otros países, aseguró.

Según Rodríguez dijo que grupos privados que se han establecido en esta plataforma, no solo realizan actividades ilegales en violación de las leyes cubanas, incluso en la violación de las propias políticas de comunidad de la plataforma.

Seguido el «canciller comunista recalcó que Facebook podría ser, perfectamente, con estricto apego a la ley, demandada por estas prácticas contra Cuba».

La vía más utilizada por los cubanos para comunicarse dentro y fuera de la isla es Facebook y también las aplicaciones de WhatsApp, Signal y Telegram.

La pasada los coordinadores de Archipielogo que convocaron a la marcha el próximo 15 informaron que había alcanzado un total de 31,501 miembros en su grupo de Facebook; 13,238 seguidores en su página de Facebook; 4,308 miembros en su grupo debate en Telegram Agora; 3,982 suscriptores al Canal Oficial en Telegram y 10,304 seguidores en Twitter.

En casi tres meses, el crecimiento de nuestra plataforma ha sido sostenido. A pesar de las negativas del gobierno y ante la cuestionable campaña difamatoria en nuestra contra, Archipiélago ha crecido, publicaron en el perfil.

A partir de las protestas de julio pasado opositores en la isla denunciaron que la plataforma los sancionó al limitarlos por 30 a hacer publicaciones.

Varios «ancionados» expresaron que ellos sacudían a las redes sociales en especial Facebook para reflejar la represión y las violaciones de derechos humanos de que han sido víctimas.