Redacción / Sala de Guerra.

Más de cien personas acusadas de sedición en distintas zonas del país, entre ellos 11 menores de 18 años por salir a las calles a pedir LIBERTAD. Reportes de torturas, golpes y violaciones tras protestas de julio. Penas de cárcel a los participantes de hasta 30 años. Evidencia pública de que el gobernante de turno alentó la guerra entre los cubanos y la ONU se aparece conque vigilará la marcha del #15N de manera remota.

La Oficina de Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos en la Organización de Naciones Unidas,  vigilará de manera remota la situación de los derechos humanos en Cuba,  mientras que desde La Habana el régimen acusa a Facebook por estar detrás de la marcha cívica en la isla el 15N.

El miércoles la portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, dijo en correo electrónico  enviado a RadioTVMarti expresó que su oficina actualmente no tiene el mandato de participar en el monitoreo in situ en Cuba.

Mientras el canciller cubano Bruno Rodríguez acusó el miércoles al gobierno de Estados Unidos, y a la plataforma de redes sociales Facebook, de estar detrás de la organización de la marcha cívica prevista para el 15 de noviembre a lo largo de toda la isla.

Las declaraciones del canciller en una reunión con cientos de diplomáticos acreditados en Cuba,  fue transmitida en vivo por la televisión estatal.

Asimismo el señor Rodríguez recalcó que no permitirían que las acciones de EEUU para generar condiciones de “subversión interna» les vaya a «aguar la fiesta». La convocatoria del 15N coincide con la fecha en que en la isla ese hace la reapertura de las fronteras nacionales.

Durante la última semana los citatorios policiales para amenazar y exigir a los ciudadanos que no asistan a la marcha han ido escalando. También los reportes desde Cuba dan cuenta de la celebración de juicios y la aplicación de duras penas de cárcel a participantes en las protestas el pasado 11 de julio en las protestas.

Otros reportes indican que al menos 121 personas han sido acusadas de sedición en distintas zonas del país, entre ellos 11 menores de 18 años.

 «30 años es la pena más dura propuesta por el régimen cubano para manifestantes del #11J. Piden penas de 15 a 30 años para manifestantes,  de Holguín acusados de sedición por animar a los vecinos a protestar por la falta de electricidad. #15N #PresosPorQué«, escribió en su cuenta de Twitter la Embajada de Estados Unidos en Cuba.

El grupo Justicia 11J señaló que la sedición está siendo usada como delito político contra personas que exigen derechos elementales y que no tienen formación política.