Redacción Sala de Guerra

No habrá comida, ni libertad. Ese es el preludio de lo que enfrentarán los cubanos esta Navidad en la que las carencias de todo tipo invaden los hogares de la isla.

En la mayoría de las casas faltará algún miembro de la familia y las razones de esas ausencias, más allá de los que fallecieron, transitan entre la emigración y la prisión de unos y la tristeza de otros que, lejos de su país, ven cómo se desangra la nación bajo la bota criminal.

Un video publicado esta semana en el canal del empresario y activista Manuel Milanés recorre los sitios oscuros de esa parte de la isla que se viste con ropa civil pero que obedece a la junta militar.

Es una junta- clan al puro estilo de las familias oscuras y perversas que sostiene la orden de guerra y confrontación entre los cubanos que ahora mismo intentan sobrevivir jornadas de hambre y desolación.

En el reportaje un esperpento que hace de funcionario en Cienfuegos se convierte en la representación de otras marionetas que en cada pueblo y país se prestan para repetir el guión de los militares.

A los turistas que visiten la isla este año debemos recordarles que eso que describe el video es lo que van a encontrar si deciden adentrarse más allá de lo que traza la ruta de un programa turístico.

Manuel Milanés (izq) y Albert Fonse

Pero si usted insiste en ir a Cuba pero tiene claro que debe denunciar los desmanes de la camarilla militar por favor tómese un tiempo para aprender una forma de hacerlo.

Aquí una muestra de lo primero que aparece en Google cuando pones viajes turísticos a Cuba. Por ahí puede empezar.

Y si no sabe como hacerlo vea la conversación de dos cubanos comprometidos con la libertad de Cuba. Ellos ya están tomando acciones concretas. Dedicar unos minutos a exponer al clan militar que impera en la isla lo puede hacer desde cualquier parte del mundo.