Redacción Sala de Guerra

Félix Navarro Rodríguez de 67 años de edad volverá a ser víctima de un juicio amañado y carente de garantías como lo fue el que le celebraron en abril de 2003 luego de que las hordas castristas invadieron su humilde casa en Perico Matanzas el 18 de marzo para llevárselo preso.

Entres los días 24 y 25 de enero, Navarro será juzgado en el Tribunal Municipal Popular de Jovellanos según informe de la familia. Lo acusan de atentado y desorden público.

Tanto él como su hija Sayli Navarro fueron detenidos días después de las protestas del 11 de julio, en la localidad de Perico, Matanzas, cuando acompañaban al familiar de uno de los detenidos en la unidad policial de la localidad. Buscaban interesarse por el detenido sin embargo las autoridades y eso ha sido considerado como un «grave delito».

El opositor fue llevado a la cárcel a espera de juicio. En protesta por la arbitrariedad se declaró en huelga de hambre que más tarde abandono puesto su salud se deterioró considerablemente y la familia temía por su vida.

Su hija Saylí Navarro ha sido amenazada por el régimen tras haber exigido fe de vida de su padre quien ademas de los problemas de salud adquirió COVID-19 en prisión.

«Es una persona de 68 años, diabético y está convaleciente a la COVID-19 con una lesión en su pulmón izquierdo y que no ha podido recuperarse. Esa es nuestra gran preocupación, porque los días van pasando y no hay más información», ha expresado la joven en cada ocasión que ha sido consultada por organismos defensores de los derechos humanos,

En su campaña ¿#PresosPorQué?, el gobierno de Estados Unidos denunció la situación del preso político cubano Félix Navarro.

A Félix Navarro el régimen le teme y por eso se ensañan con él y con su hija, una digna heredera del valor y la hidalguía de ese cubano ilustre.

Navarro es una de los opositores cubanos más admirados y respetados por su integridad y constancia en la lucha pacífica contra la dictadura.

En los juicios de la tenebrosa Primavera Negra de Cuba- fue condenado a 25 años de prisión.

El opositor recibió en 2015 el Premio Solidaridad, de la Fundación Konrad Adenauer (KAS), por su compromiso con la democracia, tal como indicó un comunicado de la entidad europea.

Fue profesor de enseñanza primaria y secundaria durante 20 años, pero el permiso para ejercer la docencia le fue revocado en 1992 por sus “opiniones contrarrevolucionarias”.

Fundó en 1999 el Movimiento por la Democracia Pedro Luis Boitel. Se sumó al Movimiento Cristiano Liberación (MCL) y figuró entre los promotores del Proyecto Varela.

Fue uno de los 75 opositores detenidos en la Primavera Negra de 2003 y condenado a 25 años de cárcel. Entre otras acusaciones le acusaban de conspirar con una potencia extranjera para desestabilizar al Gobierno comunista de la isla.

Fue liberado con licencia extrapenal en el 2011 y rechazó la opción de emigrar a España. Actualmente dirige el Partido por la Democracia “Pedro Luis Boitel” en su ciudad natal. Es promotor de la campaña #CubaDecide, que busca apoyo para un plebiscito por el cambio político en Cuba.

Su hija, Saylí Navarro es destacada miembro de las Damas de Blanco en la provincia de Matanzas.