Redacción Sala de Guerra

Las listas se han convertido en una manera de dejar constancia en algún lugar de que ocurren determinados sucesos que deben ser incluidos en archivos, resúmenes e informes.

Violan los derechos de los niños y los encarcelan injustamente? …allá va UNICEF a elaborar una lista y a describir las circunstancias del incidente.

Violan los derechos de los periodistas independientes? …allá van las ong, encargadas de monitorear el tema a elaborar una lista de nombres y agregarle la descripción de la forma en que amordazan y coartan las libertades y en especial la de expresión.

Esta semana ha sido noticia que Cuba está en una lista de países en el mundo donde se persigue a los cristianos.

La lista más reciente es la de Open Doors

La organización internacional  Open Doors (Puertas Abiertas) ha divulgados que Cuba ocupa el lugar 37 en la Lista mundial de vigilancia 2022 

La organización internacional cada año describe el asedio contra los cristianos en el mundo y  enumera los países donde la situación es más peligrosa.

Cuba

La persecución religiosa en Cuba empezó en 1959 apenas Fidel Castro se colocó en el poder seguido y respaldado por simpatizantes del “ejército rebelde” creado en la Sierra Maestra.

En su informe de este ano que recoge lo ocurrido en la isla el pasado 2021 y que la coloco en el lugar 37 de ese ranking Open Doors precisa que:

Desde 1959, Cuba ha sido gobernada por el Partido Comunista, que busca controlar la iglesia de acuerdo con su ideología comunista. El gobierno reacciona con dureza contra las voces de la oposición y los manifestantes, por lo que cuando los líderes de la iglesia o los activistas cristianos critican al régimen, enfrentan arrestos, el cierre de sus iglesias o negocios, penas de prisión y hostigamiento por parte del gobierno y sus simpatizantes.

A las iglesias nuevas a menudo se les niega el registro, ya que las autoridades quieren controlar y limitar la influencia de la iglesia, obligando a muchas iglesias a operar ilegalmente. Esto conduce a la imposición de sanciones, como la denegación total de la expedición de licencias, fuertes multas, la confiscación de bienes o incluso la demolición o el cierre de iglesias, incluidas las iglesias domésticas. El gobierno controla todos los medios y restringe el acceso desde el mundo exterior, por lo que es muy difícil para los cristianos comunicarse ampliamente en el país.

Open Doors precisa que “los líderes de la iglesia y otros que hablan en contra del régimen comunista son los más vulnerables a la persecución en Cuba”.