Redacción Sala de Guerra

Por: Manuel Milanés.

Un resumen de las ideas expresadas en su canal de YouTube

Ha sido un día intenso no pudimos recibir a Guillermo Fariñas el pasado 18 de enero como se había previsto para que pudiera viajar a Whashington donde se había organizado un encuentro con congresistas.

No obstante ellos gentilmente y tras entender lo ocurrido accedieron a escucharme en su lugar y a extenderle un documento donde estaban contenidas las ideas que Fariñas quería expresar.

Agradezco en especial al representante republicano Mario Díaz Balart que no canceló la cita e incluso se quedó más tiempo del que debía para escucharme. También agradezco por esa oportunidad al republicano Carlos Jiménez. Lamento que en el caso de la congresista María Elvira Salazar no se pudiera establecer ningún contacto pero espero que en el futuro se pueda lograr.

Durante mi presencia en el Congreso de los Estados Unidos tuve la certeza de que recibirme y escuchar la encomienda que me diera Guillermo Fariñas es una muestra inequívoca del interés por Cuba y por el futuro del país libre de un régimen totalitario.

Fue un día cargado de emociones puesto que también pude, gracias a la intersección de Mario Díaz- Balart, encontrarme con otros congresistas.

Los 8 congresistas de la bancada republicana que me recibieron son: Mike Simpson, John Carter, Steve Womack, Andy Harris, Chris Stewart, Dan Newhouse, Guy Reschenthaler, Mike García. Todos me demostraron que también están al tanto del tema cubano y que se sienten comprometidos a la hora de abogar en el congreso por medidas y sanciones contra el régimen.

Haber sido recibido en la casa del pueblo de este país y  ser escuchado es a lo que tenemos que llegar los cubanos.

Fui para cumplir un mandato de Fariñas. Por eso si alguna vez la dictadura pensó que manipular el tema sanitario para impedirle salir iba a impedir que su voz se escuchara, se equivocaron.

En el documento enviado por Fariñas es importante recalcar la intención del Premio Andrei Sajarov 2010 de que los cambios y las acciones por el futuro democrático de la isla se centren en el restablecimiento de la Democracia Representativa y no en la cohabitación con El Comunismo.

También incluyó que sea abolida de inmediato la espuria Constitución de la República de Cuba del 2019 y rija provisionalmente la Constitución de 1940, además que ningún sector político  sea discriminado de las conversaciones entre cubanos, incluidos los compatriotas que ejercieron la violencia política contra El Comunismo.

Durante las horas que estuve junto al congresista de origen cubano Mario Díaz Balart, fui testigo de su liderazgo dentro de la bancada republicana donde todos me demostraron que su papel allí es fundamental para que se mantengan al tanto del tema cubano.

Este encuentro abrió el camino para otros encuentros que vendrán con congresistas demócratas anticomunistas que entienden el tema cubano y que están prestos para promover medidas efectivas contra el régimen.

Considero que se debe hablar con aquellos demócratas que quieran escuchar a los cubanos que no forman parte del régimen porque podemos diferencias  con políticos norteamericanos pero en el caso de Cuba la prioridad es la libertad de Cuba.

Considero que es necesario intercambiar y buscar apoyo de los demócratas anticomunistas y lo haré.

Responsablemente llamo a mis seguidores a que sigan esta lógica:  

La prioridad es la libertad de Cuba. Si logramos que se promuevan medidas contra el régimen y para eso ayuda las palabras y pronunciamientos de algunos demócrata se impone convencerlos y que ayuden criticando y denunciando al régimen en los espacios que sean posibles.

Aunque no pienso como muchos demócratas y liberales sobre temas de la política de los Estados Unidos considero que en el capítulo Cuba si ellos aceptan escuchar nuestros argumentos sí debemos hablarles y exponer los puntos donde pueden ayudar.

En este encuentro se hablaron de varios temas y la disposición republicana a ayudar es evidente, hay una realidad y es que estamos en minoría en un momento en que el gobierno se muestra cómplice de Cuba.

Mientras en la isla la situación colapsa en todos los sentidos y el régimen no apoya al pueblo, ni busca medidas para mejorar la crisis creada por el propio sistema comunista, el gobierno de Biden aprueba más licencias para viajes y comercio con la junta militar usando el pretexto de  ayudar en la crisis humanitaria.

¿Qué podemos hacer nosotros desde Estados Unidos? En mi opinión –Si no estamos en mayoría en el congreso nos va a ser muy difícil lograr más apoyo y respaldo.

En este mismo instante veo cómo en este país las libertades peligran. Existen representantes demócratas y ciudadanos que los apoyan, abogan por leyes que atentan contra la dignidad humana. Yo no apoyo sus demandas ni los sigo.

Es un momento difícil y se requiere de fuerza en la bancada republicano para que se aprueben y mantengan leyes justas dentro de este territorio.

Las libertades debemos rescatarlas aquí para que desde una bancada fuerte se pueda abogar entonces por las de cuba.

No creo que EEUU vaya a invadir a Cuba a menos que consideren que haya un problema de seguridad nacional en esta nación, por eso creo que lo que tenemos que hacer todos es  buscar el apoyo de todos los que amen la libertad de Cuba y estén comprometidos con la democracia (incluso los que sean demócratas pero no abrazan la izquierda).

Si logramos tener mayoría se pueden mover acciones positivas.

Esta visita que hice para trasmitir las palabras de Guillermo Fariñas también me sirvió para tener una percepción mucho más clara y precisa de varios temas.    

Me permite asegurar que estoy sembrando semillas en un terreno fértil. No fui a recoger una cosecha, no esperaba salir de Whashington con una sanción a Cuba.

Así como critiqué en el pasado al senador demócrata Bob Menéndez por rechazar categóricamente cualquier idea militar en la isla. hoy, un  poco más maduro y en frío, le tengo que dar la razón.

Sí creo que debemos lograr mejores acciones a favor de Cuba pero que Estados Unidos se vaya a encargar de una guerra, entiendo que no podrá ser.

Tengo la convicción de que es a nosotros a quien nos toco. En toda esta madurez que he ido adquiriendo reitero que el problema de nosotros lo tenemos que resolver nosotros.

En este preciso momento en Estados Unidos se pueden hacer acciones muy importantes que incidirán en el futuro de Cuba y se que solo se podrían dar a través de las gestiones y acciones que se hagan desde el partido republicano.

Responsablemente les digo a mis seguidores que en las primarias que se avecinan no cuenten conmigo para apoyar  campañas de republicanos contra republicanos pues eso puede debilitarlos.

Necesitamos estar fuertes y contar con los que conocen y entienden el tema de Cuba y pueden ayudar.

Tengo absoluta seguridad que  en la parte  demócratas hay simpatía por el régimen de Cuba por eso de ellos poco podemos esperar.

 Lo que sí estoy seguro que ganando mayoría republicana sí podemos tener medidas más efectivas hacia Cuba y que estén más enfocadas en apretar al régimen, en  ponerlo más en jaque.