Redacción Sala de Guerra

La leche enviada a Cuba este mes por las ONG de Estados Unidos Puentes de Amor, Code Pink y The People’s Forum, podría haber salido del bolsillo del contribuyente aún cuando cientos de ciudadanos de este país están resueltos a no ayudar con su dinero a sostener un régimen de terror y abuso.

Y es que para nadie resultan secretos los extraños manejos de la filantropía y las Oeneges que pululan por el mundo entero.

Sabemos que muchas de ellas se finacian con fondos que luego de vueltas y vueltas siempre terminan saliendo de las arcas del estado. En fin que en la ruta de ese dinero hay siempre una parte del contribuyente.

Todavía no sabemos si los ridículos paquetes de leche que se han entregado en La Habana tras fotos-postales en Miami y en la capital salen de nuestro bolsillo sin embargo no está de más recordar algo.

En noviembre del pasado año el empresario cubano Manuel Milanés entregó en  las oficinas de Mario Díaz-Balart, congresista republicano por el sur de Florida, una solicitad para que se investigue a una compañía privada que tiene una fundación filantrópica en los Estados Unidos.

“Queremos conocer si las firmas CodePink y People’s Forum reciben fondos federales del gobierno de los EEUU», expresó a través de un video divulgado en las redes sociales que fue reseñado por SaladeGuerraCuba.

Solicitan investigar a Carlos Lazo, coordinador de Puentes de Amor  y sus jefes por complicidad con la dictadura cubana

Al parecer mientras el proceso de investigación solicitado por el empresario transita por los cursos legales que se establecen en este país, los procastristas y las Ong,s siguen adelante con los espaldarazos a la junta militar cubana.

Los titulares en medios informativos solo se encargan de mostrar en sus páginas una imagen de la realidad cubana muy diferente a la que se vive en casas, calles y pueblos de toda la isla.

Todavía a ningún medio de prensa se les ha ocurrido cuestionar de donde salió el dinero para la leche y para los trámites de envío.

Las tres organizaciones con sede en Estados Unidos suelen expresar su oposición a las sanciones, que fueron incrementadas radicalmente durante la Administración del expresidente Donald Trump.

En la isla por ahora la inflación es galopante, el dolar está a 1 por más de 100 pesos cubanos y la falta de comida, medicinas, insumos básicos para la producción y otros medios indispensables para la vida están ausentes de los hogares.

Al señor Lazo y su grupito debiera darle verguenza ante un panorama tan desolador en la isla aparecerse con esa historia de los paquetes de leche. Ya que se mezcló en esa cruzada debió al menos enrolarse en una «ayuda» más sustanciosa y menos ridícula.

El siguiente reporte del empresario presenta una estampa vivida de lo que está ocurriendo ahora mismo en la isla. Impera el control, la corrupción y la creciente improductividad que solo puede eliminarse en el país si el régimen hiciera aperturas y propiciara el libre mercado.

Pero esa es una realidad que Puentes de Amor, ni Code Pink y The People’s Forum no están interesados en entender, ni apoyar.