Redacción Sala de Guerra

Me niego a aceptar que los «medios» que siguen el tema cubano acepten que es cierto que los juicios en Cuba se dejan concluso para sentencia y que los jueces y abogados, pasados los días para responder, declaren que el juzgado es inocente y que puede regresar a su casa libre y soberano.

Haciendo historia siempre viene bien recordar que lidiamos con una dictadura que se nutrió de los genes comunistas, por la instrucción que en la adolescencia recibieron.

Los vástagos de la familia Castro- Ruz desde el primer día en que llegaron al poder de manera pública (aunque se sabía que tras bambalinas otras familias del norte empujaban para que así fuera) impusieron en Cuba el «manual del crimen.

Criminalizaron la protesta, los derechos y empezó la larga noche.

Los juicios en una aparente imagen de que se hacían como manda la ley y el derecho quedaban concluso para sentencia pero lo que en realidad ocurría era que tras bambalinas ya todo estaba ordenado y diseñado desde las oficinas de los encargados de imponer el terror.

Leí en un medio digital que ayer tarde: «El Tribunal Municipal de Jovellanos en la provincia de Matanzas, dejó concluso para sentencia el juicio contra el opositor Félix Navarro y su hija, la Dama de Blanco, Saily Navarro, para los que la Fiscalía ratificó su petición de 15 y 11 años de prisión, respectivamente.

El que lee la información presentada de esa manera no creo que dude de en Cuba se están realizando juicios justos y según mandan la ley, los derechos y los procedimientos penales.

Aquel que conoce bien cómo opera ese régimen sabe que lo que está ocurriendo en Cuba es bestial. Como han hecho durante 62 años cada proceso judicial contra los que piensan diferente es manejado desde el estado mayor de la junta militar que se impone a base de crímenes.

Debe ser inaceptable que las noticias desde países que se dicen democráticos asuman los términos legales que usan los militares para informar.

La injusticia, y tanta crueldad contra ciudadanos honestos como lo son Sayli Navarro y su padre Félix Navarro quienes ya fueron condenados desde la oficina de la familia Castro Espín.

Félix Navarro es el presidente del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel.