Redacción Sala de Guerra

Por estos días en que las noticias que llegan de Cuba recorren los terminos desaparecidos, torturados, persecución, amenaza, declaraciones en TV de familias que han estado bajo presiones y amenazas porque creen que asi salvarán a sus seres queridos es necesario recordar que así operan los regímenes comunistas.

En China, hablar en contra del gobierno puede conducir a su arresto, tortura mientras está detenido o, peor aún, una desaparición repentina, precisa la publicación digital VisionTimes.com

Activistas de derechos humanos, abogados, creyentes relónigiosos: estas son solo algunas de las personas de las que no se ha sabido o permanecen tras las rejas/vigilancia estricta después de defender los derechos humanos o dar voz a los grupos oprimidos en el país gobernado por comunistas.

Wang Yu (王宇)
Abogada de derechos humanos
Edad : 50 años
Detenido en: prisión N.º 1 de Tianjin

Gou Hongguo (勾洪國)
Empresario y activista
Edad : 58
Detenido en: Tianjin N°. 2

Hu Shigen (胡石根)
Disidente y líder de la iglesia
Edad: 67
Detenido en:
 Tianjin No. 1

Li Heping (李和平)
Abogado de derechos humanos
Edad: 51
Detenido en: Tianjin N°. 1

Tang Jitian (唐吉田)
Abogado de derechos humanos
Edad: 53
Detenido en: Desconocido

Xie Yang (謝陽)
Abogado de derechos humanos
Edad: 44
Detenido en: Changsha, provincia de Hunan

Wu Gan (吴淦)
Activista y celebridad de las redes sociales
Edad: 49
Detenido en:
 Nanchang, provincia de Jiangxi

Guo Feixiong (郭飛雄)
Activista de derechos humanos
Edad: 55
Detenido en: Desconocido

Gao Zhisheng (高智晟)
Abogado de derechos humanos
Edad:
 58
Detenido en:
 prisión de Shaya, Xinjiang

Muchos de ellos fueron detenidos durante la represión del movimiento de «defensa de los derechos humanos» de China, conocida como «Represión 709».

El 9 de julio de 2015, las autoridades chinas comenzaron una amplia represión contra los defensores de los derechos humanos (DDH) y sus amigos y familiares. Apodada la ‘Represión 709’ después de la fecha en que comenzó, la campaña vio a más de 300 abogados, activistas y sus asociados detenidos, interrogados o encarcelados.

Algunos de los detenidos han desaparecido desde entonces en el sistema penitenciario de China. 

Desde entonces, muchos otros han sido liberados, y con ellos han surgido informes de tortura física y psicológica, incluidas palizas frecuentes, privación del sueño, medicación forzada, amenazas violentas y aislamiento prolongado. 

Human Rights Watch ha documentado durante mucho tiempo el uso de la tortura por parte del gobierno chino  , que viola sus obligaciones en virtud de la Convención contra la Tortura y otros tratados internacionales. Las palizas, la privación prolongada del sueño, el aislamiento indefinido y las amenazas a la familia son técnicas comunes utilizadas por las autoridades chinas que pueden causar daños físicos y psicológicos a largo plazo.