Redaccion Sala de Guerra

De nuevo el tema del «síndrome de La Habana» que han sufrido más de 200 diplomáticos y funcionarios estadounidenses destinados en diferentes países ocupa titulares en numerosos medios de prensa.

De acuedo con la agencia Efe y a partir de las declaraciones emitidas en un informe ofrecido hoy por expertos de los Estado Unidos algún tipo de energía electromagnética podría estar detrás de los extraños síntomas causados por el conocido como «síndrome de La Habana» que han sufrido desde hace un lustro decenas de diplomáticos estadounidenses en varios países del mundo.

El grupo de expertos, creado por el Gobierno de Joe Biden, explicó que los síntomas del «síndrome de La Habana» no se explican solo por factores psicológicos, como estrés o reacciones psicosomáticas que acaban teniendo un impacto en el cuerpo.

En concreto, los expertos consideraron que algún tipo de energía electromagnética, especialmente emitida en una radiofrecuencia concreta, podría ser una explicación «plausible» de los síntomas, aunque avisaron de que aún existen «vacíos» de información.

El panel de expertos, que incluía a científicos de dentro y fuera del Gobierno, fue creado bajo la autoridad de la Oficina de la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU. y de la CIA.

Su objetivo no ha sido determinar quién es responsable de los incidentes, sino explicar los mecanismos que podrían estar detrás de los daños que han sufrido los funcionarios estadounidenses.

Para llevar a cabo su investigación, los expertos tuvieron acceso a más de mil documentos clasificados, incluido el historial médico de algunas de las víctimas.

Más de 200 diplomáticos y funcionarios estadounidenses destinados en diferentes países han padecido síntomas del «síndrome de La Habana», llamado así por ser en esa ciudad donde se detectaron por primera vez los extraños problemas de salud en 2016.

Los afectados por esos incidentes -registrados en países como Cuba, China, Austria y Colombia, además de Washington- padecieron síntomas similares a los de las lesiones cerebrales, con mareos, dolores de cabeza y falta de capacidad de concentración, que en algunos casos extremos les han forzado a retirarse.

En agosto de 2021 y a pocos meses de asumir la vicepresidencia de Estados Unidos, Kamala Harris, aterrizó en Vietnam luego de que un «incidente sanitario anómalo» en Hanói retrasase su vuelo desde Singapur, informó la embajada en alusión al denominado síndrome de «La Habana».

El origen de estos problemas es todavía desconocido y, a ciencia cierta, no puede ser atribuido a alguien o algo.

Por esos dias fue noticia que semanas antes Washington admitió investigar una serie de problemas de salud similares en la embajada en Austria.

Desde que Joe Biden asumió en enero pasado, reportaron más de veinte casos con síntomas similares a los que surgieron en La Habana. Una de las teorías que se barajan tanto en medios locales como en redes sociales es que se trata de una radicación dirigida de microondas. 

Estados Unidos tiene la sospecha que la URSS utilizaba microondas similares contra la embajada norteamericana.