Redacción Sala de Guerra

Ninoska Pérez Castellón periodista de Radio Mambí invitó a su programa radial este jueves al empresario e influencer Manuel Milanés y al activista Albert Fonse, hermano del preso político Roberto Pérez Fonseca.

Durante el intercambio comentaron sucesos de actualidad y se referirieron a los ataques desde la isla por parte de la periodista oficialista y comunista Arleen Rodríguez Deriveet a los cubanos que por diferentes vías denuncian a la dictadura y sus constantes crímenes.

Explicó que Rodríguez Deriveet publicó este jueves un podcast titulado «Chapeando» donde hizo referencia a dos directas recientes en las redes sociales en las que artistas españoles -Andy (de Andy y Lucas) y Alex Ubago anunciaron la decisión de NO dar conciertos en la isla.

Los músicos dejaron claro que cancelaban los conciertos y no irían a un país que encarcela personas inocentes (entre ellos niños), reprime a los que se quieren expresar en libertad y mantiene a los ciudadanos hambrientos bajo una feroz represión.

Los anuncios de los artistas ocurrieron luego de que cubanos en diferentes partes del mundo se unieran en una gran directa en las redes sociales para boicotear el Festival de San Remo previsto para noviembre próximo en La Habana.

El festival estaba siendo ampliamente promocionado por la dictadura como un gran evento que contaría con la participación de artistas conocidos y aclamados en el mundo.

Pero el anuncio de los artistas de las cancelaciones colmó a la señora Rodríguez Deriveet que entre los insultos y descalificaciones la emprendió contra  Manuel Milanés calificándolo de «terrorista» mediático.

Esa es una  forma de actuar que han usado para atacar a los que critican y exponen al gobierno totalitario, explicó Ninoska Pérez tras calificar a la comunicadora de jenízara.

La conocida periodista rememoró un encuentro que tuvo en el pasado con la señora Rodríguez Deriveet que usó contra ella términos similares a los que ahora emplea contra el empresario e influencer  Manuel Milanés.

Para que los radio escuchas entendieran el origen de los insultos tanto Milanés como Albert Fonse ofrecieron detalles de todo lo que se ha hecho en las redes en las últimas semanas para denunciar al régimen comunista. Además para exponerlos en el mundo como lo que son: represores, criminales abusadores y cobardes a los que solo les interesa llenar sus bolsillo de dólares.   

Albert Fonse habló que junto a Milanés el grupo Los mambises ha estado desarrollando a través de su canal que cuenta con un gran número de seguidores una campaña de boicot a sitios que el régimen promociona para atraer turistas.

Dijeron que en ese mismo tiempo el gobierno de Cuba y sus representantes iniciaron la promoción de una serie de eventos con vistas a la celebración del Festival de San Remo en noviembre próximo.

De inmediato comenzaron a alertar a través de las redes a los artistas que irían a presentarse del significado que tiene aceptar ese negocio con Cuba.

La Embajada Cívica, agregó Milanés, jugó un papel my importante en esas acciones.

De inmediato los artistas reaccionaron. Explicaron que cancelarían los conciertos y precisaron que no irían a un país donde hay una dictadura que reprime y encarcela por las ideas.

Manuel Milanés dijo que en las acciones de boicot que han venido realizando solo le piden a la gente que diga la verdad, que comenten en los sitios la realidad de lo que pasa en Cuba y que dejen allí sus opiniones y alertas sobre los desmanes y atropellos de la dictadura contra el pueblo.

Diciendo la verdad se ha logrado asestar un duro golpe al régimen y hasta el propio vice presidente del Cuba hizo público que el boicot al turismo les estaba haciendo daño y colmó de insultos a los que desde las redes sociales se estaban expresando, detalló el influencer.

Ese hecho fue una muestra, dijo Milanés, de que al régimen cubano le duele que les afecten las vías para ganar millones de dólares que luego usan para enriquecerse ellos mismos mientras nada llega al pueblo que cada día sufre más. «Y nosotros les damos en el punto débil, donde más les duele que es en «el billete»», acentuó el influencer.

Albert Fonse reafirmó la idea de que esas convocatorias en las redes sociales para hacer boicot, tanto a los emporios turísticos y recreativos en la isla como a los negocios que tienen los militares en el mundo entero, es un golpe efectivo y para darlo solo han usado un arma: el teléfono.

Con un clic se pueden hacer muchas acciones para golpear a los criminales, explicó.

Todos los sitios turísticos, históricos, culturales y sociales que promociona el régimen están en manos de sus militares cubanos y el dinero que gasta un turista al visitar la isla va a las de un grupo selecto en el poder y a sus familias.

Con solo algunas semanas de boicot en las redes ya hay resultados negativos para la dictadura que se ha visto obligado a usar los términos de «terrorismo mediático» con los participantes y los promotores de las acciones.

Los promotores más visible –Milanés y Fonse- aseguran que sus seguidores solo se han sumado a un pedido: decir la verdad.

Es cierto que en la isla se comenten crímenes, se encarcelan niños, hay presos políticos, la población pasa hambre, no tiene medicamentos y la insalubridad cubre las calles y pueblos que los turistas no ven si solo aceptan el programa de los hoteles y los guías (por demás en manos de los militares), dijeron ambos.

Es cierto que a algunos extranjeros y cubanos izquierdistas apoyan la dictadura y cuando van a Cuba  miran para otro lado – el del acomodo – pero también es cierto que la inmensa mayoría de los turistas en el mundo consultan los reviews cuando van a viajar.

«A muchos de ellos no les gusta visitar lugares donde haya situaciones de ese tipo», recordó Ninoska.

Milanés señaló que hay muchos lugares turísticos en el área del Caribe y si lo que el turista desea es el clima cálido y las playas, sobran opciones.

Albert Fonse reiteró que seguirán adelante con las acciones en las que el arma de ataque en esa batalla es el pequeño móvil.

Para el joven activista todo el que quiera convertirse en un luchador por la libertad aunque no esté en la isla puede ayudar. Solo tiene que usar la mejor de las armas modernas: el teléfono y la Internet.

Puso el ejemplo de las acciones en Canadá con las que ha logrado boicotear la venta de productos cubanos y adelantó que seguirá haciéndolo puesto que la dictadura tiene negocios en todas partes.

Ambos cubanos enfatizaron en que el régimen en su naturaleza criminal no cesa de perseguir y acosar a sus ciudadanos y por eso muchos cubanos hoy están diseminados por el mundo entero pero son conscientes de que el sistema comunista de terror que dejaron atrás continúa asestando golpes a la población.

Por eso aseguraron que desde cualquier parte del mundo donde haya un cubano con un teléfono se puede librar la batalla. Solo tiene que desearlo.

No se trata de crear grupos, organizaciones, ni de pedir grants, ni ayudas de gobiernos.  Se trata de que cada individuo tome responsabilidad con su nación y ayude a que esa dictadura colapse dándoles en el lugar que más le duele y que ya sabemos dónde es, reiteró Milanés.