Redacción Sala de Guerra.

Guillermo Fariñas nos hizo llegar una misiva a una compatriota que se comunicó con él a través de las redes sociales.

En la misiva responde a determinados planteamientos hechos por la forista de nombre Geisa.

Santa Clara Cuba, 7 de febrero del 2022.

Compatriota Geisa:

Muchas Gracias por sus palabras tan reconfortantes hacia mis más de 31 años de Enfrentamiento Abierto al Castrismo.

También le agradezco su preocupación por mi integridad física y su invitación a partir hacia el exilio, donde usted considera, que me convertiría en una figura de peso internacional, representando a la Causa de la Democratización de Cuba en todas partes del planeta.

En lo personal considero, que mi lugar es permanecer dentro de Cuba, por lo menos, mientras mis secuelas de salud por las 26 huelgas de hambre me lo permitan y no se agraven. Además, de las consideraciones personales mías, mi permanencia dentro de la tierra que nos vio nacer a ambos, es algo ya acordado por El Consejo Nacional del Foro Antitotalitario Unido (FANTU), órgano al que me debo políticamente.

Me es extremadamente doloroso leer sus testimonios, de que a ustedes como compatriotas cubanos, no se les concede atención en los organismos internacionales, a los que acuden a denunciar a la Tiranía Castrista y aparte de otros temas abordados por usted al escribirme, desearía ahondar en el mismo.

Desde mi modesto punto de vista, los cubanos en el exilio van a comenzar a ser tenidos en cuenta, cuando comiencen a ejecutar protestas sincronizadas y en varios países simultáneamente ante las empresas multinacionales, que invierten dentro de Cuba. Porque existe la ciencia del Mercadeo o Marketing en inglés, que le traerá pérdidas financieras y en éstas entidades su razón de ser es, lograr obtener ganancias.

Si las multinacionales como las cadenas hoteleras “Melia”, “IberoStar”, “Barceló”, la trasnacional de bebidas alcohólicas “Pernod Ricard”, “Cubanos S.A. y muchas otras, quienes son las auténticas empresas cómplices de la Junta Militar NeoRaulista en los maltratos a la ciudadanía nacional.

¿Quién dice que no se puede hacer?, que de pronto, frente a todas las tiendas u establecimientos de éste mundo donde se vendan bebidas de la marca “Havana Club”, un día determinado por ustedes, y durante 6 u 8 horas, a las puertas de esos centros comerciales o de servicios, se paren a protestar varios cubanos de la diáspora como usted.

Y a cada ciudadano del país en cuestión que vaya a entrar, se le pida respetuosamente, que no compren nada de la marca “Havana Club”, porque ese dinero sirve para pagar la represión en la Isla, a la vez, que se le explica a esos ciudadanos, sobre hechos represivos y se les entregen en diminutos pedazos de papel con las direcciones y sitios en las redes sociales, donde se grafiquen los abusos represivos.

¿Quién asegura, que los cubanos y cubanas en residentes en el extranjero, no puedan coordinarse entre ellos mismos?, para acordar un día dado y durante varias horas, personarse a reclamar la no complicidad con la Dictadura Comunista en Cuba, en cada uno de los hoteles de la empresa “Melía”, que están en muchas partes de éste mundo.

Algo que se podría hacer, pidiéndole delicadamente a cada uno de los huéspedes de los hoteles, para que conozcan, que el dinero que le dejan a la cadena hotelera “Melía”, se utiliza para reprimir al pueblo de Cuba y construir hoteles para que los militares mantengan sus acciones represivas contra los cubanos de a pie.

Claro compatriota; sin dejar de darle también en pequeños papeles a cada uno de los huéspedes de esa cadena de hoteles, los sitios y direcciones digitales en las redes sociales, donde se puedan ver las acciones punitivas versus los ciudadanos cubanos, que no están de acuerdo con un sistema político unipartidista e intolerante de opiniones adversas, así sean no violentas.

¿Quién dice, que no se puede sensibilizar a los ciudadanos de América, África, Asia, Europa y Oceanía respecto a trato abusivo contra las cubanas y cubanos? En cualquier lugar, donde se comercie con los abusos de los ciudadanos cubanos al interior de la Isla. Lo que sin dudas, irá sensibilizando a los residentes en El Mundo Civilizado y Democrático, respecto a la Dictadura Comunista que todos los cubanos padecemos.

Le recuerdo; que el riquísimo y segrecionista Régimen del Aparthei en la República de Sudáfrica tuvo que ceder, porque se le implementó un Boicot Internacional de todos sus productos y servicios, que logró la paralización de sus exportaciones y hasta parcialmente de su economía. Ante esta postura del Mundo Civilizado y Democrático, a los racistas gobernantes sudafricanos no les quedó más opción, que negociar una auténtica transición democrática.

Nuestra Cuba es una sola Nación, que desgraciadamente está dividida por El Comunismo, desde hace 63 años. Por lo que, todos los cubanos y cubanas poseen el Derecho Patriótico de defender la dignidad de la Patria. Unos lo hacemos dentro del Monstruo Totalitario, mientras los otros lo hacen desde fuera de las fauces de esa fiera hambrienta y sanguinaria, que históricamente ha sido El Comunismo.

Un abrazo y un beso para usted.

Licenciado en Psicología
Guillermo “Coco” Fariñas Hernández
Coordinador General del FANTU
Preso Político en 3 Ocasiones
Premio “Andrei Sajarov” del Parlamento Europeo a la Libertad de Pensamiento