Redacción Sala de Guerra.

Hijos del preso político Loreto Hernández García alertan sobre los peligros que se ciernen sobre su padre, confinado en la prisión Guamajal (hombres) de Santa Clara.

Tras recibir una llamada telefónica desde el centro carcelario este miércoles último los hijos Dairon Hernández Pérez y Rosabel Sánchez conocieron la situación y consideran que la vida del sacerdote yoruba encarcelado en julio de 2021 esta en peligro.

Confinado en un centro de mayor rigor, Hernandez García sufre decaimiento, frecuentes pérdidas de la conciencia, fuertes crisis de hipertensión y sudoración fría, sin que los gendarmes carceleros le brinden atención médica alguna.

Hernandez García y su esposa Donaida Pérez Paseiros fueron sancionados a 8 años de privación de libertad por participar en las protestas que tuvieron lugar en Cuba el 11 de julio del pasado año.

Sus familiares consideran que aunque desde el primer momento del arresto se cometieron violaciones de sus derechos la mayor hostilidad contra ambos ascendió luego de sus declaraciones en el juicio que les celebraron para imponerle una sanción por delitos que nunca cometieron.

En el juicio hicieron puntuales denuncias contra el régimen y manifestaron sentirse orgullosos de haber participado en las citadas manifestaciones.

Hernández García tiene 50 años de edad y durante los primeros días de su arresto sufrió un preinfarto y a partir de esos momentos se ha ido deteriorando su salud de forma vertiginosa ante la conducta insensible e indiferente de las dirección del penal.

Sus hijos Rosabel y Dairon temen por la vida de su padre y responsabilizan el régimen de las consecuencias que puede tener la falta de atención médica ante tan peligroso y sospechoso deterioro.

(Información proporcionada por Jorge Luis García Pérez “Antunez”, hermano del preso político Loreto Hernandez García).