Redacción Sala de Guerra

Heridas de bala y accidentes son clasificados como «COVID» en hospitales para mantener flujo de fondos federales, dijo una denunciante a Proyect Veritas .

En un video publicado por Project Veritas, la señora  Jeanne Stagg, que trabajaba como enfermera administrativa sénior en el United Healthcare de Louisiana dijo que heridas de bala y accidentes son clasificados como «COVID» en hospitales para mantener flujo de fondos federales.

Un elemento importante de esta historia es el hecho de que las acciones recientes de los funcionarios públicos han permitido que el problema persista, y el denunciante cree que los códigos erróneos podrían ser la causa de los picos de COVID-19 que influyen en las principales decisiones de salud pública.   

Los cubanos sabemos que situaciones similares se han dado en la isla. En la medida que el comunismo se fue consolidando en el poder la ciudadanía se fue acostumbrando a mentir, a falsificar datos y apoyar el discurso oficialista, aún cuando sabían que lo que decretaban los militares (muchos de ellos vestidos de civil).

Se hizo por miedo a represalias y también por acomodo. Educadores, médicos, ingenieros, por solo citar algunos ejemplos, saben cuanto se mentía a la hora de reportar las estadísticas y los porcientos de promoción.

Cuba registró al finalizar la pasado semana seis fallecidos y 1.149 infecciones por COVID-19 durante las 24 horas previas.

La cifra indica que el país vuelve así a superar el millar de casos diarios después de tres días tras un segundo aumento diario consecutivo.

Los que hemos vivido en la isla sabemos que esas cifras pueden se mucho más altas. La verdad no se dirá si eso implica que a la isla dejen de llegar turistas a entregar los dólares al régimen.

Nadie se atrevería a cuestionarlas porque solo tienen accesos a las cifras verdaderas los altos dirigentes del país que usarán esoso datos según convenga.

Decir la verdad y rechazar las mentiras desde el poder ha costado sangre y dolor a los cubanos por eso entendimos muy bien a los venezolanos y nicaragüenses cuando la noche tocó sus puertas.

Sabemos lo que se cierne sobre España donde cada vez se hace más fuerte el verso del poeta Cuídate ¡España de tu propia España!