Redacción Sala de Guerra

Denuncian las patrañas de la Seguridad del Estado contra la Dama de Blanco Aymara Nieto Muñoz quien también pertenece a la Union Patriotica de Cuba.

Su esposo Ismael Bori Reñí a traves de un video que divulgo en las redes sociales edte dominfo desde La Habana expuso los detalles.

Ssegún conoció tras una conversación la Dama de Blanco sigue recibiendo presiones y amenazas de todo tipo por parte de los sicarios del régimen que esta vez le sumaron la de intentar chantajearla para que salga del país.

Mi familia no acepta amenazas ni chantajes, declaró el expreso político luego de detallar la forma en que ha operado la tiranía contra la Dama de Blanco.

Aymara Nieto Muñoz, se encuentra desde marzo de 2020 en una prisión de mujeres en Las Tunas, a más de 600 kilómetros de La Habana, donde reside junto a su familia.

Fue arrestada en mayo de 2018 y estuvo en prisión, en espera de juicio, hasta abril de 2019 en que fue condenada por el Tribunal Municipal de Boyeros a cuatro años de privación de libertad y confinafa en una cárcel de mujeres en la capital.

Meses después hubo una protesta de varias mujeres en el lugar y fue responsabilizada por las autoridades quienes la calificaron de instigadora del motín y como castigo la trasladaron hacia Las Tunas donde estuvo casi dos años a la espera de un juicio.

Primero fue condenada por los delitos de “Atentado” y “Daños», y en diciembre enfrentó la nueva petición fiscal de 5 años por “Desorden público en un centro penitenciario».

El proceso contra ella fue siguiento la modalidad de un juicio por internet (teleconferencia) el pasado 7 de febrero, en el Tribunal Popular Provincial de La Habana.

Boris Reñí, su esposo, pudo estar presente en la sala y dijo que que su esposa participó vía teleconferencia mientras las otras 4 acusadas estaban en La Habana y que el juicio fue amañado por la Seguridad del Estado.

«Aymara tuvo que interrumpir varias veces el juicio porque no oía» lo que decían, explicó.

Por su posición inclaudicable la Dama de BLanco ha sido sometida a castigos dentro del penal de Las Tunas, entre ellos las celdas tapiadas por varios días y la supresión de llamadas telefónicas a la familia.

En cada declaración que ha dado Boris Reñí reitera que la Dama de Blanco se siente segura de que no ha cometido ningún delito, ni en el primer (juicio) porque solamente por defender el derecho de cada persona a ser libre, no es motivo para que la metan presa” y tampoco en el segundo del que ha sido acusada y juzgada.

Desde que fue trasladada a Las Tunas no ha podido ver a sus dos hijas menores.

Su esposo ha dicho que Aymara ha perdido la vista debido a las torturas en celdas solitarias, las ‘tapiadas’.