Redacción Sala de Guerra

Ramón Zamora Rodríguez

En la Prisión Provincial de Holguín falleció por abandono médico el reo Antonio Ray Díaz Legrá, denuncian que presentaba una diabetes avanzada que unido a la deficiente alimentación carcelaria, comenzó a mostrar desmayos y episodios convulsivos.

La Directora del Hospital enclavado dentro de la prisión, la Capitana Viera, entendió que no eran síntomas reales y el reo solo fingía, por lo que no fue remitido al Hospital Provincial V. I. Lenin ni al Clínico Quirúrgico Lucía Iñiguez Landín.

Se mantuvo así en un estado grave bajo la vigilancia de un personal sin conocimiento sobre cuidados intensivos, que no saben diferenciar los signos y síntomas de un paciente.

Este lunes a las 6:00 de la tarde falleció el recluso Antonio Ray Díaz Legrá en el puesto médico de la prisión, y para el régimen solo es un delincuente menos, pero para su familia, amigos y pueblo, falleció un hombre de apenas 42 años con esposa e hijos, y una familia entera que lo ama, con este recluso en lo que va de año entre la prisión Provincial y la Prisión «El Yayal» se han dado varios casos.

Las razones de muerte han sido: ahorcados, por desnutrición, negligencia médica y por manos de otros reos.

Se tiene una información de un aproximado de 4 reclusos en menos de un mes y medio, incluyendo un menor asesinado en un destacamento de mayores en El Yayal.


La crisis alimentaria y la falta de valores éticos y morales del personal militar en las prisiones, donde extreman el uso de la fuerza y el abandono ante los reclamos de los prisioneros, hacen parecer éstas mazmorras verdaderos campos de concentración.

El esos recintos la vida humana no tiene ningún valor y es irrefutable el planteamiento que «entras pero no sabes si realmente sales» y todo por la poca y deficiente observación Internacional, sumado al silencio de las familias de quienes penan en el infierno castrista al que llaman cárcel o presidio.