La dictadura cubana guarda silencio ante una comunicación formulada por Solidaridad Cristiana Mundial sobre el caso del pastor protestante Lorenzo Rosales Fajardo.

El organismo internacional para la libertad religiosa formuló la petición ante el Mecanismo de Procedimientos Especiales de Naciones Unidas, el 16 de diciembre de 2021.

El religioso fue detenido por su participación en las protestas antigubernamentales del 11 de julio en el poblado de Palma Soriano, en Santiago de Cuba.

Se encuentra en la prisión de Boniato, en Santiago de Cuba y enfrenta una petición fiscal de 10 años de cárcel por los delitos de desacato, desorden público e ​instigación a delinquir, por su participación en las protestas populares del 11 de julio.

Le juzgaron en diciembre del 2021, y la audiencia para su sentencia programada para el 5 de enero de este año, ha sido postergada de manera reiterada.

El pastor Alain Toledano, de la iglesia apostólica Emanuel y residente en la ciudad de Santiago de Cuba cree que el régimen está sopesando la reacción de la opinión pública nacional e internacional para, en dependencia de cuál sea esa reacción, poder decretar una sentencia conveniente a sus intereses.