Una fuerte sequía ha dejado sin suministro de agua de más de 400.000 personas en Cuba, informó este jueves la televisión estatal que senala a las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas y Camagüey, y La Habana como las de mayor escasez.

Entretanto, de esas entidades mencionadas Holguín la más golpeada por la sequía, pues tantos sus reservas subterráneas como superficiales, han disminuido de forma considerable. También algunos de sus municipios como Gibara y Rafael Freyre concentran las principales limitaciones con el suministro de agua.

El presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Antonio Rodríguez, advirtió que los pronósticos indican que va a llover por debajo de la media en marzo, abril y posiblemente en mayo.

Los embalses de la isla caribeña almacenan el 52 % de su capacidad de llenado, lo que representa unos 815 millones de metros cúbicos de agua por debajo del promedio para estas fechas.   

Para mitigar la situación se ejecutan acciones en conductoras y redes, interconexiones de sistemas, incremento de estaciones de bombeo, perforación de pozos con el fin de incorporar un mayor volumen de agua en las áreas perjudicadas por los bajos niveles de precipitaciones que han provocado la sequía.

Por ahora las autoridades intentan buscar «soluciones» pero no presentan planes para eliminar roturas y salideros que hay en todo el país y que han golpeado a todos en la isla desde hace décadas.