Autor: Yanetsis Cartas

Del 28 de marzo al 3 de abril tuvo lugar en Expocuba, La Habana, la Primera Feria de Desarrollo Local en Cuba. En un intento más del régimen de utilizar al pequeño emprendedor como anzuelo para atraer inversionistas extranjeros, se presentaron varias formas productivas vinculadas a la empresa estatal socialista.

El presidente de la Agencia para el Intercambio Cultural y Económico con Cuba (AICEC) Michele Curto no podía faltar a este evento, evidentemente creado para ofrecer una falsa imagen de cambio económico y compromiso social en la Cuba liderada por una cúpula militar; criticada además por organizaciones internacionales, como consecuencia de los injustos juicios y sentencias a los manifestantes del 11 de julio.

Esta Feria se convirtió también en la vitrina ideal para mostrarle a los empresarios italianos el «menú» de MIPYMES en las que pueden invertir.

Una parte de la “materia prima” para el experimento o plan piloto conocido como Estrategia Avenida Italia, se presentó por primera vez en Expocuba. En la calle Galiano se está “cocinando” este proyecto para la construcción de un microdistrito especialmente para las PYMES italianas.

Los ilusionados emprendedores cubanos que posaron (diploma Estrategia Avenida Italia en mano) en la foto junto a Michele Curto, son sólo la fachada social que necesitan las empresas aliadas a la dictadura para venderle al consumidor italiano un producto «sano, justo y solidario».

Lo que comenzó con la exportación solidaria de aguacates desde el campo cubano directo a la mesa de los comensales en Italia, hoy ha devenido en negocio redondo para las empresas italianas.

Al parecer el aguacate estaba tan delicioso que decidieron ir a Cuba e instalarse en una de las calles comerciales más populares de La Habana: la Avenida Italia.

La exportación de productos cubanos a través del sello solidario , anti-bloqueo económico y ecológico de la AICEC en colaboración con la Coordinadora Nacional de Cubanos residentes en Italia (CONACI) no es nada nuevo.

El cacao de Baracoa, el aguacate de Mayabeque, la miel de La Lisa, el mani de Villa Clara y el café de Guantanamo y Granma, llevan años satisfaciendo tanto el paladar como los bolsillos de los italianos y del desgobierno de Diaz Canel. Mientras tanto, el cubano de a pie sigue sobreviviendo a la miseria del sistema impuesto por un régimen dictatorial, que oprime al pueblo sin piedad.

Pero si quiere conocer más de como operan a costa del dolor y el hambre de los cubanos solo tiene que realizar un recorrodo por los enlaces que te dejamos a continuación:

https://www.sanogiustosolidale.it/

https://www.facebook.com/sanogiustosolidale/