Más de 32.000 cubanos fueron puestos bajo custodia de las autoridades migratorias en distintos puntos de la frontera con México, según cifras no publicadas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) obtenidas por The Washington Post.

El reporte del CBP, advierte que en enero se registraron 9,827 cubanos y en febrero, la cifra ascendió a 16,550. Alrededor del 75% de los cubanos detenidos son adultos que viajan solos.

Gran parte de los recién llegados vuelan a Nicaragua, que eliminó el requisito de visado para los cubanos el pasado otoño, y luego viajan por tierra hasta Del Río (Texas) o Yuma (Arizona). En terreno americano se entregan a los agentes fronterizos estadounidenses para iniciar el proceso de solicitud de asilo.

El Washington Post, destaca que este constituye una «válvula de escape para las autoridades comunistas» y recuerda que la dictadura se enfrenta a posibles disturbios en medio de la peor crisis económica que azota a la isla en décadas.

En su canal de Youtube el empresario cubano Manuel Milanés hizo referencia a lo que ocurre en la isla.

Según datos preliminares obtenidos por The Post, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) sólo ha deportado a 20 cubanos en los últimos cinco meses, y sólo a 95 durante el año fiscal 2021.

En 2020 las autoridades deportaron a 1.583 cubanos precisa el ICE.

Un número menor de emigrantes cubanos, unos 750, han llegado a Estados Unidos por otros medios en los últimos seis meses, incluido un superviviente de cáncer rescatado frente a los Cayos de Florida a finales de marzo en una tabla de windsurf.

Algunos cubanos están siendo liberados en la frontera con una forma de estatus legal provisional conocida como libertad condicional humanitaria, pero otros están siendo remitidos al ICE o a los tribunales de inmigración de Estados Unidos para enfrentarse a un proceso de deportación.

Mientras en Cuba la ciudadania se debate entre enfrentar la crisis profunda o buscar la forma de irse. » A veces me siento rendido. En estos días he estado muy deprimido pensando si vale más la pena irme que luchar más por la libertad de mi Cuba. Me cuesta tanto dejarla y con ella tantos seres queridos. Los cubanos necesitamos luchar por un mejor país. YO NO QUIERO IRME! escribio un cubano en las redes sociales».

Y no faltaron palabras de apoyo desde el exilio.